Año V. Número 5. Septiembre 2009ISSN: 1697-9745
Depósito legal: CO-1139/2009

Portada del sitio > Artículos > EL PLAN DE CONVIVENCIA COMO HILO CONDUCTOR EN EL DESARROLLO DE COMPETENCIAS (...)

EL PLAN DE CONVIVENCIA COMO HILO CONDUCTOR EN EL DESARROLLO DE COMPETENCIAS BÁSICAS

Viernes 18 de septiembre de 2009, por Mercedes Pérez Calvillo (actualizado el 30 de noviembre de 2009)    Ver en formato PDF


EL PLAN DE CONVIVENCIA COMO HILO CONDUCTOR EN EL DESARROLLO DE COMPETENCIAS BÁSICAS

La LEY ORGÁNICA 2/2006, de 3 de mayo, de Educación y la Ley de Educación de Andalucía, de 10 de diciembre de 2007, han introducido un elemento nuevo en el currículo, estableciendo el desarrollo de competencias básicas como objetivo de la educación. Estas tienen un carácter práctico y complejo, e incluyen según Marina (2007) conocimientos, actitudes, afectos y hábitos de conducta. Las competencias Básicas pueden ser definidas como la forma en la que cualquier persona utiliza sus recursos personales (habilidades, actitudes, conocimientos y experiencias) para actuar de manera activa y responsable en la construcción de su proyecto de vida tanto personal como social. El conjunto de competencias básicas constituyen los aprendizajes imprescindibles para llevar una vida plena. (Proyecto Atlántida).

Son muchos los docentes que están de acuerdo con el hecho de que los centros escolares deben ocuparse del desarrollo de estos tipos de aprendizajes, pero al mismo tiempo tienen cierta incertidumbre respecto a cómo deben modificar su propia práctica educativa, para hacerlo efectivo.

Los expertos parecen estar de acuerdo con el hecho de que las Competencias Básicas se adquieren a través de la resolución de TAREAS. Esto no significa que se dejen de un lado los contenidos que un alumno o alumna necesita dominar, sino que toma un especial protagonismo el contexto de las actividades que se van a desarrollar y el producto resultante de las mismas.

Para Doyle (1979), una TAREA es un modo peculiar de ordenar las actividades para lograr que el alumnado obtenga experiencias útiles para la vida. Moya (2008) por su parte señala que una formulación adecuada de la TAREA se realiza cuando se definen con claridad, al menos, los siguiente elementos: las operaciones mentales (razonar, argumentar, crear,…) que el alumnado deberá realizar, los contenidos que necesita dominar (conocimientos, destrezas y actitudes) y el contexto en el que esa TAREA se va a desarrollar.

Para este mismo autor una adecuada selección de TAREAS requiere que éstas sean variadas, relevantes para la vida, adecuadas a los objetivos que se desean y que propicien la adquisición del máximo número de competencias.

Pero en la práctica, ¿cómo podemos definir una tarea? Para ello puede ser esclarecedor la distinción entre EJERCICIOS, ACTIVIDADES Y TAREAS.

En los ejercicios, el alumno /a, ejercita mecánicamente, repite y memoriza. Están descontextualizados y no responden a exigencias de la vida real, sino de la vida escolar. Como ejemplos tenemos hacer cuentas, hacer operaciones, copiar, etc.

Las actividades, ya no son un mero ejercicio mecánico y repetitivo, sino que requiere que los alumnos utilicen diferentes procesos mentales y conocimientos. Son actividades problemas tipo como el siguiente: Voy a comprar caramelos, llevo 2 euros y compro 3 que valen 50 céntimos cada uno. ¿Cuánto dinero me sobra?

Las Tareas sin embargo, suponen un producto final vinculado con la vida real. Suponen un nivel de elaboración más profundo, interviniendo en ellas más procesos mentales. Una tarea por ejemplo sería la elaboración por parte del alumnado de un Decálogo de Convivencia.

Como se puede observar, estos tres tipos tienen distinto grado de dificultad y profundidad, por lo que, a partir de una TAREA, analizando las ACTIVIDADES y los EJERCICIOS que la componen, tenemos un conjunto de contenidos graduados por nivel de dificultad para atender diferentes alumnos y diferentes niveles curriculares.

La principal labor docente en un marco como este, se centra en el diseño de TAREAS representativas de problemas que se presenten en el entorno inmediato, de manera que se facilite así el desarrollo de competencias básicas y se fomente su carácter transferible.

Este planteamiento, especialmente en educación secundaria, requiere una fuerte coordinación de todo el profesorado del centro. Se trata de elaborar proyectos que no deben estar basados única y exclusivamente en los libros de texto, puesto que no son sensibles a los escenarios que habitualmente vivirá nuestro alumnado, aunque no cabe duda de que estos pueden ser utilizados como recursos de consulta, como un medio más.

Pueden existir dos formas de incorporar estas ideas a la práctica cotidiana del profesorado:
  Enriquecer y modificar las unidades didácticas con TAREAS relacionadas con el contexto inmediato y que como resultado tengan un producto relevante para algún aspecto de la vida.
  Elegir un hilo conductor a través de los contenidos transversales en los que esté implicado todo el profesorado, lo que facilita la contextualización y la realización de actividades relevantes.

La propuesta que aquí se plantea, teniendo en cuenta lo anteriormente señalado es que sea el Plan de Convivencia, como proyecto a desarrollar obligatoriamente por todos los centros y en los que está implicado todo el claustro, el marco común desde el que elaborar TAREAS interdisciplinares, contextualizadas y relevantes, que desarrollen competencias básicas en el alumnado de los centros.

El Plan de Convivencia puede tener un marcado carácter integrador, pues se trabajan aspectos que pueden ser el punto de encuentro de diversas materias o disciplinas y permite que el alumnado adquiera una visión global tanto del proceso de enseñanza como de los resultados obtenidos.

Este planteamiento requiere una secuencia de trabajo que podría ser la siguiente:
  Analizar los componentes básicos que forman parte del Plan de Convivencia.
  Pensar en una TAREA, con las características anteriormente señaladas, para cada uno de estos componentes.
  Descomponer cada una de estas TAREAS, a través de un análisis de las mismas, especificando paso por paso todas las actividades que hay que realizar para llegar al producto final.

En este marco, la propuesta concreta que realizamos es la siguiente:

El desarrollo de una de las TAREAS anteriormente señalada, puede concretarse de la siguiente manera para la celebración del 25 de Noviembre, Día contra la Violencia de Género: “EL LIBRO DEL BUEN TRATO” Se trata de una TAREA que pretende poner de manifiesto los aspectos positivos en las relaciones entre hombres y mujeres, haciendo hincapié en las cuestiones que hay que fomentar en contraposición a los malos tratos. Se propone la creación de un libro o pequeña publicación a nivel de centro, a partir de las siguientes subtareas o tareas preparatorias, que en función de su dificultad, van dirigidas a un nivel u otro.

El producto final, EL LIBRO DEL BUEN TRATO, puede ser presentado a nivel de centro en un acto a celebrar el 25 de Noviembre. También se pueden entregar copias a las familias.

Las Tareas preparatorias serán las siguientes:

LAS MUJERES DE MI FAMILIA: Cada alumno/a elaborará una ficha con las fotos de las mujeres de su familia, una pequeña biografía y señalará alguna cualidad positiva de la misma. Dirigido a 2º ciclo de Primaria.

CARTAS A LAS MUJERES SIGNIFICATIVAS EN LAS VIDAS DEL ALUMNADO: Cada alumna o alumno, realizará y enviará por correo, una carta a una mujer significativa en su vida. Una vez realizadas, se seleccionarán algunas para el libro. Dirigido a 3er ciclo de Primaria.

LOS BUENOS TRATOS: Se trata de realizar un relato breve sobre alguna historia conocida o inventada en la que se refleje una buena relación entre hombres y mujeres. Dirigido a 1er ciclo de la ESO

LAS MUJERES DE MI BARRIO: ENTREVISTAS: Realizar una serie de entrevistas a mujeres significativas del Barrio. Dirigido a 2º ciclo de la ESO

OBSERVATORIO DE CONDUCTAS INADECUADAS EN EL CENTRO: Se trata de observar durante una semana aquellas conductas de no convivencia entre los géneros en el centro, describirlas, y proponer alternativas. Dirigido a 2º ciclo de la ESO.

Ejemplificamos la primera TAREA: LAS MUJERES DE MI FAMILIA.

Esta puede ser una fórmula para empezar a trabajar en los centros las competencias básicas.

Pero ¿cómo se puede introducir este trabajo en las programaciones didácticas? Una vez realizadas una serie de TAREAS, el último paso sería trasladar este trabajo a la programación, o lo que es lo mismo, ver la correspondencia del trabajo realizado con los objetivos, criterios de evaluación y contenidos curriculares en cada nivel. Para ello se propone un instrumento simple como el que a continuación se presenta:

A partir del mismo, podemos ver la vinculación entre las TAREAS y la programación didáctica, valorando las aportaciones de cada TAREA a la misma y al desarrollo de las competencias básicas

El trabajo restante supondrá la recopilación de estos registros lo cual nos va a permitir poco a poco ir elaborando una programación en un proceso circular en el que tendremos que crear nuevas TAREAS que trabajen aquellos objetivos y contenidos de las áreas que no se han recogido anteriormente.

En definitiva, entendemos que la incorporación de las Competencias Básicas a nuestros centros educativos, supone una nueva demanda al profesorado, que en no pocas ocasiones se encuentra desconcertado y falto de recursos para hacer frente a este requerimiento. La propuesta que aquí se plantea, puede ser una forma de ir cambiando poco a poco las prácticas del profesorado hacia planteamientos más prácticos e interdisciplinares que consigan el desarrollo de este nuevo elemento del currículo.

Bibliografía.

Doyle, W. (1979) Classroom Effects, Theory into Practice, 18, 3, 138-144 LEA. Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía. LOE. Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación Moya Otero, J.(2008) “Proyecto para el asesoramiento: Hacia un Currículo Integrado Orientado a la Consecución de las Competencias Básicas”. Curso de asesoramiento en Competencias Básicas. Córdoba, enero de 2008. Marina, J.A. y Bernabeu, R. (2008) Competencia Social y Ciudadana. Madrid: Alianza Editorial. Proyecto Atlántida (2007). “Materiales para el asesoramiento en Competencias Básicas”.


Espacio privado | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | esqueleto lubrin | visitas: 256129